diumenge, 3 de juny de 2012

Impresionante Pla de la Calma

--------------------------------------------------------------------------------
Tras una fecha acordada tuvimos que anular la salida por lluvia y este domingo tocaba otra vez Pla de la Calma si o si. Los meteorólogos anunciaban lluvias y durante toda la semana mantuvimos las dudas sobre si podríamos salir, finalmente a las 7h. nos encontramos en el poli de Premià sin demasiadas nubes a la vista. Víctor, Adolfo, Quique, Norris y Racing se presentan a la cita con la baja sin avisar del Lapiero y con el Kiler que nos ha venido a despedir.

Encaramos la pared seca, pasamos por la Roca d'en Toni y nos dirigimos hacia Sant Bartomeu. Cruzamos la carretera y cogemos la trialera dirección La Roca. En la segunda trialera nos encontramos un letrero de prohibido el paso por realización de una carrera, pero iniciamos igualmente la bajada hasta que nos encontramos con una cinta que marca el recorrido y vemos algunos participantes, por lo que decidimos enlazar con la pista y directos a La Roca.

Allí giramos por la calle peatonal justo debajo de la plaza con la fuente donde siempre paramos e iniciamos un tramo que pasa por multirud de masías con campos de cultivos, es un terreno más o menos llano con algún repechón durillo de vez en cuando. Remontamos 1 Km de la carretera que va de Granollers a Cardedeu y volvemos a la pista rural circundando campos y explotaciones con vacas. Tras una fuerte subida nos encontramos en una urbanización y a pocos kilómetros de bajada entramos en Cànoves. Paramos unos minutos en una plaza con una fuente y comemos algo.



En este punto ha empezado a llover y nos hemos puesto los impermeables. Llevamos 35 Km. y unos 800 metros de desnivel positivo acumulado, pero a partir de este momento la salida se endurece de verdad. Dejamos Cànoves y tras un par de kilómetros empiezan fuertes subidas que nos dejan en el pantano de Vallforners, nos quitamos los chubasqueros, lo bordeamos por una pista totalmente llana y tras unas fotos empieza la ascensión al Pla de la Calma. Se suceden la fuertes subidas y hacemos un reagrupamiento en la antigua casa de Vallfogona que están reformando. Hasta ahí todos respondemos bien.





Seguimos subiendo cruzando algún riachuelo y la pendiente no da mucha tregua, plato pequeño, apretar los dientes y a subir, curva si, curva también. Hacemos otro reagrupamiento en la Font de l'Avi, que está seca, en la altitud 820 m. Allí Víctor no se ve capaz de continuar con tanta subida y empieza el descenso por su cuenta, nos esperará en Cànoves. El resto seguimos, en el kilómetro siguiente a la fuente hay las pendientes más fuertes del recorrido, con una pista rota, con piedras, lo cierto es que asusta pensar que toda la subida sea así, pero tras ese kilómetro el recorrido se asemeja más a un falso llano, subiendo en plato pequeño pero sin tanta exigencia como antes.







Cuesta hacer una buena media con la ascensión pero Quique, Adolfo y yo podemos ir haciendo vía sin mucha fatiga, por detrás viene el Norris que prefiere ir a su ritmo de diesel, sin prisa pero sin pausa. Cuando uno ya se ha acostumbrado al desnivel y pedalea por inercia se terminan los árboles y una cadena que cierra el camino nos indica que ya estamos en el Pla de la Calma en la cota 1.260 metros de altitud.






Hacemos las fotos pertinentes, curioseamos por algún sendero buscando una buena vista y disfrutar del momento mientras el Norris se sienta entre las flores a contemplar el paisaje. Pocos minutos después, a las 12:30h en punto iniciamos el descenso por el mismo camino. Un descenso que inevitablemente es veloz castigando pies, manos y muñecas. Con 30 minutos de bajada llegamos de nuevo a Cànoves y nos reencontramos con Víctor y sin más espera vamos al restaurante. Bravas, butifarra y cerveza para todos y tiempo de contar batallitas mientras el Adolfo tiene literalmente los ojos pegados a una chica de la mesa de enfrente.

Enfilamos carretera hacia Cardedeu, atravesamos el pueblo, subimos hacia la urbanización Sant Carles casi todos juntos, nadie se descolgó en la subida y bajamos por carretera hasta donde termina el Dragon Khan donde cogemos el sendero para pasar por Canadá hasta Dosrius y allí riera de Argentona hasta el Camí del Mig y de ahí todo llano para casita.

Lo cierto es que ha sido una de estas salidas que suponen un reto para el grupo y que todo el mundo se ha encontrado bien, Victor por falta de entrenamiento lo disculpamos de faltar en el tramo final, pero todos hemos llegado al Pla con ganas de seguir pedaleando, sin asfixias. La vuelta más de lo mismo, has en algún momento el Norris o el Víctor iban esprintando y eso que ya llevaban 80 kilómetros en las piernas, la verdad es que ha sido una gozada.

Los Ciclópatas pros hoy han dado una clara señal, los retos de 90 Km. y 2.000 metros positivos ya no son un reto, ahora toca buscar nuevos límites.

Mis datos de hoy:



91 Km.
6:01 h. pedaleando
1.872 m. desnivel acum. positivo
Media de 15,2 Km./h.

BY RACING-BCN

3 comentaris:

  1. Bona ruta...estic d'acord amb lo dels nous reptes...

    ResponElimina
  2. sortida guapisima i exigent. el pantà mes amunt de canoves diriem que es diu Vallforners.
    aixo si que es un bon entrenament.salut i pedals.

    ResponElimina
  3. Gràcies per l'aclaració, ja està cambiat. Si que es força exigent, es el segon cop que hi vaig i el primer cop que arribo dalt....Si no fos pels paisatges i el repte que representa pujar-hi...no m'hi tornen a trobar...jajaja

    ResponElimina