dilluns, 11 de juny de 2012

Probike TransCatalunya 2012. Crónica de la aventura

--------------------------------------------------------------------------------
Esta será una crónica breve, si tenemos en cuenta todo lo que podría contar sobre la experiencia, aunque seguramente larga para muchos. Espero que sirva para hacerse una idea de lo que fue. Para hacerlo más digerible y no escribir del tirón voy a dividir el relato en 6 etapas: una introducción y las cinco partes en las que claramente se diferencian los casi 200 Km de la ruta cuyo objetivo está en ir desde La Molina hasta Barcelona con un tramo cronometrado de 180 Km que termina en Barberá del Vallés más 18 Km neutralizados hasta la playa de la Mar Bella en Barcelona.




Introducción

La historia empieza hace muchos meses cuando me planteo realizar algún reto de cierto calibre. Me ilusiona saber que no estoy preparado pero que puedo hacerlo y superar mis expectativas. Aunque con ciertas dudas iniciales pongo sobre la mesa 3 citas: Transmaresme, Maratón de los Monegros y TransCatalunya. Esta última es la que más me cuesta decidirme y finalmente lo hago a mediados de abril. A partir de enero hago entrenamiento intentado hacer alrededor de 10 h. a la semana de bici. En las últimas 5 semanas el objetivo era hacer más de 4.000 metros de desnivel y más de 180 Km a la semana.

Y llega la semana esperada. El jueves me acerco a la tienda de Probike a recoger el dorsal y el petate para transportar la ropa. El viernes preparo con nervios todo el material, lavo la bici, la engraso... El sábado a las 11:30 estoy en frente de Probike, en la calle Viladomat de Barcelona, donde cargamos las bicis en un autocar y partimos hacia la Molina donde llegamos sobre las 14h. Hay tiempo suficiente para prepararlo todo. A medida que el resto de participantes van llegando, el garaje del hotel se va llenando de bicis, más interesante ese garaje que el museo de El Prado.

Bajo caminando los 2 Km que hay desde el hotel donde estoy hasta el pueblo de La Molina y a las 19h se realiza el briefing en una sala atestada de participantes donde el Sr.Probike (Pere para los amigos) nos cuenta los últimos detalles. Subo para el hotel, cena a las 20h. con festival de pasta y a las 22h. a la cama.






Km. 0-50 Km


A las 03:45 suena el despertador, me visto de romano y bajo a desayunar, acabo de guardar los bártulos y cojo la bici hasta el pueblo, la temperatura es fría pero se puede soportar. Voy primero al control de firmas y son las 4:40 que ya estoy nervioso en la salida que se da con un poco de retraso a las 5:06h. De entrada tenemos 16 Km de subida continua sin descansos, primero por la carretera hasta el parking de la estación de esquí de La Molina, seguimos para la Masella y luego por una pista que nos lleva a la pista negra de la estación de esquí donde aún a oscuras sufrimos de unas buenas rampas, poco a poco va amaneciendo y el paisaje ayuda a soportar mejor la eterna subida, pero que hice en 1:35h, que nos lleva hasta el Coll de Pal a 2.100 metros de altitud. No me esperaba encontrarme tan bien desde el inicio y sin plantearlo voy entre los primeros 80 participantes. Al pasar a la otra vertiente de la montaña, ya de día, el bien frío es como un latigazo en los 3 Km de asfalto a todo trapo hasta enlazar con una pista estrecha que se convierte en un infierno, hay piedras como puños por todas partes y los brazos y las manos duelen mucho, además es una bajada con mucha pendiente. Al poco de empezar hay un accidente grave, un participante ha caído y desde el suelo, inmóvil, asegura tener una lesión en la espalda, está en un lugar de muy difícil acceso. Luego me entero que ha tenido que acudir un helicóptero a rescatarlo.


Llegamos abajo y tenemos el primer control, todos los controles tienen avituallamiento, y al llegar pasan una pistola para leer el código de barras del dorsal. Enlace de 3Km. por carretera hasta la Pobla de Lillet y de allí empieza la segunda gran subida de la jornada con características parecidas a la primera, 15 Km. de buenas rampas. Coronamos y bajamos otra bajada como la anterior, en los primeros 50 Km hemos acumulado 1.600 metros de desnivel, pero en realidad ese desnivel está comprimido entre subidas muy fuertes. Voy bien y adelanto posiciones. Llegamos al control 2.











Km.50 – 100 Km.



Es uno de los tramos más rodadores de la jornada y que hago casi completamente en solitario. Discurre bordeando la Riera de Merlès que al principio es un pequeño riachuelo y a medida que pasan los kilómetros se va convirtiendo en un río. Lo tenemos que cruzar hasta 3 veces y es inevitable poner el pie en el agua. Aunque con los pies mojados sigo tirando sin más preocupación. En el Km.84 es el control 3, donde hay la comida, llego sobre las 10:40 y me zampo deprisa una ensalada de pasta y una butifarra, en 10 minutos salgo otra vez, unos kilómetros tranquilos y vuelta a subir hasta llegar al control 4.





Km.100-150 Km.



Sin duda el tramo más rompedor de la jornada, continuos sube-baja y luego dos subidas muy fuertes donde en algunos tramos tengo que poner pie a tierra. Pasamos por Artés, el control 5, bajamos a Monistrol de Calders y subimos hacia Sant Llorenç de Morunys que parece no llegar nunca donde está el control 6.




Km. 150-180 Km



Queda una subida de unos 7 Km. y luego todo bajada. Hago la subida con unos del BTT Badalona hasta que me tengo que parar a engrasar la cadena que no dejaba de chupar, aquí me pasa un grupo de 10 o 12.. Sigo unos kilómetros y paro una vez más, esta vez a cambiar la bateria del GPS y me vuelven a pasar otros tantos. Ahora todo es bajada y llaneo, aprieto como puedo y me uno a un grupo de 4 dónde va la primera chica de la clasificación, pasamos el control 7 en Castellar del Vallés y al poco, la chica pincha la rueda trasera. Bordeo Sabadell para seguir por el lado del Río Ripoll hasta el Km.180 dónde está el control 8, fin del tramo cronometrado llegando en 12h.16 min. y en la posición 105.


Km.180-200 Km.


Ahora ya más tranquilo, me junto con otros 4 bikers, y en vez de hacer el recorrido despacio, parece que las piernas no saben hacerlo, así que vamos a bastante velocidad hasta Montcada, cruzamos el pueblo y cogemos por el lado del río Besós donde encontramos viento de cara y nos vamos turnando para hacer relevos hasta llegar junto a la playa de Sant Adrià y desde allí, ahora si a ritmo de paseo hasta la pista de atletismo junto al pabellón de la Mar Bella donde hay el control final y la llegada “ficticia” y bastante gente aplaudiendo a los que vamos llegando.

Bajo de la bici con las piernas temblando y descanso un poco, me lavo primero la bici, luego me lavo la cara, recojo el petate y para casa con las rodillas pidiendo tregua.


Este año han permitido hacer la ruta con el GPS, además de poder seguir el roadbook. Yo me he valido más del GPS puesto que aunque el roadbook estaba muy detallado requiere de más atención pero con la combinación de ambos no he tenido mayor problema para seguir la ruta más allá de un par de despistes que me han desviado muy poco.


Ha sido una bonita aventura, lástima que el ritmo que uno se impone no permita pararse a disfrutar de los paisajes por los que pasamos. Lo mejor han sido las sensaciones, encontrarme fuerte, sin desfallecimientos y ver que las piernas respondían en todo momento. Para uno que no lleva ni dos años en esto de la bici y que había pasado 20 años sin hacer deporte esto es todo un logro. Es una ruta física pero también mental, quieras o no hay momentos de debilidad más psicológicos que físicos, pero cuando uno está metido ya se plantea que no hay vuelta atrás y que tiene que seguir adelante si o si.


La calidad de la organización ha sido intachable. Mucha gente involucrada y todo en su sitio. Sin lujos innecesarios en los avituallamientos pero todo perfecto. No hay duda que estos de Probike saben lo que hacen. Si hay que poner un pero es el del agua, pocas fuentes donde repostar y racionada en los avituallamientos para llenar bidones, y no digamos camelbacks.


Respecto de las cifras son dispares, a mi me salieron en el cuentakilómetros 198 Km y en el GPS 3.400 de desnivel + acumulado aunque a otros les salieron 3.600 metros.









BY RACING-BCN


4 comentaris:

  1. Bravo bravo y bravo!!!
    Felicitats pel repta aconseguit, és molt fàcil fer una crònica però que difícil és viure-la.

    Si ens ho proposem i tenim constància ens podem afrontar al que volguem, tu ho has demostrat, i espero que això animia a algun més...

    Això és un vici i ara a per una altre, NON STOP???

    ResponElimina
  2. PER TU ES FACIL DIR-HO PERQUE ETS UN CRACK, ELS ALTRES SOM UNS DOMINGUERUS......EXCEPTE EL RACING, ES CLAR

    ResponElimina
  3. Jordi, felicitats pel temps de la Tracks del Diable, això si que es de cracks a l'alçada de pocs. Jo aniré pensant en altres reptes però una Non Stop de les que feu vosaltres (Diable, pedals de Foc, ...) de moment em semblant una passada. Poc a poc ja veurem.

    ResponElimina
  4. Enhorabuena por el reto y la meta conseguida. Te felicito y a seguir adelante. Un saludo!

    ResponElimina