diumenge, 24 de febrer de 2013

Un domingo congelado

--------------------------------------------------------------------------------
Empezamos la jornada con bastante frio pero con un día que amanece radiante, Adolfo, Quique, Víctor y Rancing partimos en busca de la butifarra prometida, para variar la rutina y también por encontrarnos con otros ciclópatas que están de baja obligada.

Hacemos una variación sobre las rutas de subida habituales a la Serralada y nos dirigimos hacia Cabrils para subir por la zona de la piscina municipal donde empieza una pista que pronto discurre por el medio de una hípica y luego se inclina para seguir con unas buenas rampas que se repiten hasta girar por una trialera que nos llevará hasta casi la Roca d’en Toni.

Ya en el GR nos dirigimos hacia Sant Bartomeu para iniciar un descenso por la fuente que hay debajo de la ermita siguiendo por la trialera y luego la pista hasta que en un momento de despiste nos separamos y cuando Adolfo y yo regresamos a buscar a los extraviados los encontramos buscando un pedal que Quique había perdido de su bici. Encontrado el pedal y ya montado seguimos dirección a La Roca hasta girar para dirigirnos hasta el elefante esculpido, cruzamos la carretera y vamos a buscar la pista del Meridià Verd que sube desde La Roca, tomamos el sendero de la izquierda y cruzamos la pista para meternos en la trialera de los toboganes hasta otra carretera.

Allí cruzamos para coger el sendero típico de la Prehistórica y hacer esta vez el recorrido de subida hasta las cercanías de la urbanización Sant Carles, solo queda hacer las variaciones habituales con un sendero y una trialera posterior para plantarnos en el restaurante Sant Carles donde descubrimos que las bajas ciclópatas no han podido ni siquiera acudir a la cita, todos resfriados o con fiebre. El pelotón no se desanima y da cuenta de una buena butifarra con patatas fritas para reponer fuerzas.


Una hora más tarde calentamos una vez más las piernas subiendo las buenas rampas de la Torrassa del Moro, aunque pasando de largo para ir directos al Dragon Khan donde para no perder la costumbre, Quique pierde el control y se va al suelo, sin más consecuencias.  Ahí ya regresamos por la ruta habitual, Canadá, riera de Argentona y Camí del Mig.

Aunque la ruta era un apaño para ir a reunirnos en el restaurante han salido buenos números: 53 kilómetros y 1.100 de desnivel positivo acumulado en 3:40 h. de pedaleo.

La nieve que cayó ayer, salvo en pequeños rincones a la sombra, se ha derretido toda y el único testigo de las temperaturas de riguroso invierno de buena mañana estaba en los repetidos charcos congelados que íbamos encontrando mientras que Adolfo, como un crio, se dedicaba a pasar por encima de todos para romper la capa de hielo.


 

diumenge, 17 de febrer de 2013

Un recorrido corto pero explosivo descubriendo nuevas sendas

--------------------------------------------------------------------------------
Puede que no era el mejor día para hacer la ruta de hoy, pero así ha sido. Se incorporaba R1 después de más de un mes sin ruta y le hemos hecho sufrir de buenas rampas. A las 8h. en el poli de Premià estábamos R1, Quique, Lapiero, Adolfo y Racing con ganas de compartir una buena jornada de bici, así que sin demoras partimos hacia Cabrils para subir por el Castillo y por detrás del cementerio hasta la creu de l’Avellà para luego seguir subiendo hacia el mirador llamado Turó de Cirers.

Tomamos el sendero hasta la pista y seguimos por las dos duras rampas que siguen a mano derecha, en vez de tomar el sendero que sale tras las rampas seguimos subiendo hasta encontrar la torre de vigía donde paramos dos minutos para retomar el pulso y tomar un sendero desconocido que parte de allí mismo, serpenteante al principio, entre el bosque, y luego con una buena pendiente que nos obliga a poner el culo bien atrás y que nos deja justo al principio del sendero que se dirige al Rocódromo.

Giramos a la izquierda hasta encontrar la pista que remontamos pasando por delante de la Mutua, seguimos hasta la Bruja y solo un pequeño tramo de la Guapa para desviarnos por el sendero que parte de una de sus curvas remontando hasta el claro de las torres eléctricas, allí cogemos un rápido sendero para hacer un bucle, el sendero nos deja casi en la pista que viene de Órrius que remontamos hasta la trialera de las torres eléctricas que han estropeado para que no podamos pasar, pero que solucionamos haciendo una pequeña vuelta hasta encontrar luego la entrada de la Fea, nuevo nombre-puesto por Adolfo- para la trialera que baja paralela a la Guapa y nos deja en la pista muy cerca de donde termina ésta.

200 metros más abajo nos espera el sendero, que cada vez está más limpio y rápido, que nos lleva hasta Clarà donde paramos a reponer agua en su fuente (Font de can Raimi) y nos encontramos con Jaume, un amigo del R1, que vino hace un par de meses con nosotros. Iniciamos la bajada por la riera de Clarà pero 200 metros después giramos a la derecha por un sendero nuevo que nos lleva hasta la Font de Gavatx y luego con otros senderos desconocidos hasta hoy vamos remontando desnivel hasta encontrar la pista que sube hacia la Mútua, que en ocasiones bordeamos por otros senderos.

Remontamos un poco de pista dirección a la Mutua y giramos a la izquierda por una cadena donde parte otra pista de bajada hasta encontrar un sendero a la derecha, es parte del recorrido de una bajada que hemos hecho un par de veces últimamente pero que hoy decidimos hacerla de subida. El sendero tiene varios tramos, primero en bajada, luego en subida con una pendiente asequible, que se complica luego y que termina en una trialera donde debemos poner pie a tierra inevitablemente. Llegamos al final de la trialera que nos deja justo en el sendero del Rocódromo y decidimos seguirlo, así que llegados al final del sendero enlazamos con el camino a Mordor que hacemos completo y después en la pista subimos los dos duros repechones y tomamos rumbo de regreso por la pista de bajada para enlazar con un sendero que nos lleva a Cabrera de mar.

Como hay tiempo, seguimos a R1, remontando una urbanización para ir a buscar una nueva trialera que tampoco tiene desperdicio bajando por un bosque repleto de pinos y de cactus que nos deja una vez más en Cabrera donde tomamos rumbo hasta el Espinaler.

Ha sido una ruta corta, con solo 35 Km. y 1.000 metros de desnivel positivo acumulado en 3:00 h. pero muy bien aprovechada debido a que todas las subidas hoy tenían una pendiente importante y aunque hemos recorrido buena parte de terreno conocido, lo hemos hecho con distintos enlaces y también hemos descubierto senderos y trialeras nuevas para enriquecer el patrimonio Ciclópata.

La baja de Norris está empezando a pasar factura, empiezo a estar hasta las narices de pensar en rutas para el disfrute común, con lo fácil que lo hace el jefe, a mi me cuesta horrores enlazar tramos y pensar por donde seguir después de un tramo conocido. Nos las arreglamos pero Norris! Vuelve ya!, que ya está bien de tanta baja! Empezamos a pensar que estás mejor en cama que en encima de la bici! A saber lo que hará el tío con la excusa de la fiebre! Ai, Ai que estic molt malaltet!

Pocas incidencias podemos contar de hoy, solo un susto de R1 tras un pedrusco golpeando su bici que le ha provocado por suerte solo un desconchón de pintura en la base del eje del pedalier de su Niner mientras que ya finalizando la ruta parece que se le ha destensado el cable del desviador delantero impidiéndole subir de plato. Quique ha aguantado perfectamente con su esquince de tobillo, aunque le he hecho poner a prueba su integridad don los tramos de pateos de subida.


 

diumenge, 10 de febrer de 2013

Engañando a Adolfo

--------------------------------------------------------------------------------

El grupo Ciclópata hoy estaba bajo mínimos y solo hemos salido Adolfo y yo con el objetivo de terminar la ruta sobre las 12h.para poder ver el partido del Barça con una cerveza en la mano después de una buena ruta.

Adolfo no venía con ninguna idea de ruta a seguir así que me he aprovechado y lo he llevado a hacer kilómetros. Salimos del polideportivo de Premià dirección Cabrils para subir por el interior de la Mútua, una vez arriba atravesamos la cadena dirección Burriac para tomar la fuerte subida que nunca hacemos y que termina en una torre de observación.

Bajamos un poco de pista para coger un sendero que hemos hecho un par de veces en los últimos meses y que termina en un cruce donde a la derecha bajaríamos dirección a la pista que sube de Cabrera, esa tan técnica, pero giramos a la izquierda para ir a buscar otro sendero que enlaza distintas trialeras y que hace que la bajada sea interminable e impresionante. La bajada termina y debemos remontar un tramo de pista hasta enlazar con la que viene de la Mútua y baja a la riera de Clarà. Allí hacemos variaciones por debajo de la trialera de la Bamba y en vez de coger el rápido sendero de los peraltes vamos dirección a la trialera de la fuente hasta terminar en la perrera de Argentona.

Hace unas semanas me perdí por encima de Llavaneras y terminé subiendo por un precioso sendero que termina en una exigente trialera de subida y ya de noche acabé en una pista desconocida que finalmente me devolvió en zona conocida, la Creu de Rupit. Pensé que era una trialera demasiado técnica para subir pero que debía ser un gozo poderla bajar, así que engaño a Adolfo para hacer kilómetros con el objetivo de bajar esa trialera.

Subimos un trozo de pista hasta encontrar la trialera que sube hacia el Oasis, seguimos por pista hacia Can Bruguera y siguiendo el GR vamos devorando metros respetando el ritmo y reconociendo los senderos conocidos y los que nos quedan por descubrir. Llegamos a la Creu de Rupit y con alguna duda nos metemos en una subida dirección la Pedra de la Ferradura, seguimos el sendero hasta el final hasta reconocer el inicio de la trialera que bajamos sin interrupciones. Se trata de una zona con tramos de todo tipo, zonas bastante técnicas, otras a pié, otras con mucha piedra y finalmente un largo sendero de bajada que nos devuelve a una pista cercana a la hípica de Llavaneras (perdón, Centro Ecuestre). El recorrido es bonito con espectaculares vistas al mar donde divisamos el puerto de Arenys y pueblos de alrededor.

Como la hora se nos echa encima, decidimos no remontar la Serralada por Santa Mónica, una subida preciosa y asequible, y hacer el trayecto de vuelta por el mar, así que bajamos hasta Llavaneres y vamos haciendo vía por las pistas agrícolas hasta Mataró y de allí paseo por la playa hasta llegar con 10 minutos de retraso a ver el partido con la esperada cerveza. 

Hemos realizado la ruta casi sin paradas, han salido 54 Km. con 1.270 metros de desnivel positivo en 4h. exactas de pedaleo. El día se presentaba frío de verdad pero finalmente no fue tan intenso y con tanta subida se hizo llevadero. 


Estamos acostumbrados a un tipo de salidas con menos pista, enlazando trialeras y senderos que nos conocemos al dedillo y que vamos repitiendo, pero poco a poco también nos vamos atreviendo a ir un poco más allá de nuestra zona conocida para encontrar nuevos senderos, aunque para descubrirlos hay que explorar y ello conlleva salidas de exploración como la de hoy donde aprendemos por qué recorrido vale la pena hacer unos kilómetros de pista y por donde no vale la pena ir. Es una tarea que a mí me gusta y hoy le ha tocado el pato a Adolfo seguir mis desvaríos. Espero que no se lo haya tomado a mal. Aprovechando que Norris está de baja forzosa, estas últimas semanas ya hemos dado cuenta de unos cuantos recorridos y tan pronto como sea posible los repetiremos para que también él pueda disfrutarlos.
 

diumenge, 3 de febrer de 2013

Más y más senderos por el Corredor

--------------------------------------------------------------------------------
Cada vez salimos más a investigar nuevas rutas fuera de nuestro territorio más cercano, la Serralada del Litoral y por cercanía el Corredor es la zona lógica de acogida. En los últimos meses ya hemos realizado alguna incursión que nos han descubierto buenos senderos donde deleitarnos y hoy hemos sumado unos cuantos más.

Con la ausencia obligada de Norris por lesión, Quique, Batxi, Adolofo y Racing hemos empezado la ruta de una forma distinta, bajando desde el Poli de Premià en vez de subir, para ir a buscar en Vilassar de Mar el paseo dirección Mataró. La mañana era especial, mucho viento, solo un poco de frio y un cielo absolutamente despejado y mientras el sol empezaba a abrir la mañana de domingo nosotros pedaleábamos admirando el cielo azul y el mar en todo su esplendor hasta llegar al final del paseo marítimo de Mataró.
Subimos por el carril bici paralelo a la riera de Sant Simó para girar a la derecha por la pista de las Cinc Sènies y casi en Llavaneres empezamos a subir, primero por una acequia, luego por senderos hasta encontrar el puente que cruza la autopista y un poco más allá tomamos la carretera de Mata para hacer 1 Km. de asfalto y remontar la montaña hasta la ermita de Sant Miquel de Mata donde nos esperan un par de senderos, luego remontamos otro sendero estrecho con una inclinación creciente que nos hace subir las pulsaciones al maximo hasta llegar a la ermita de Sant Martí de Mata.

Como nadie quiere subir a rezar a la ermita, seguimos por un angosto sendero, que al principio parece inofensivo, pero que poco a poco va añadiendo dificultades para remontarlo. Luego, en vez de acabar de subir hasta el GR 83, nos desviamos a la izquierda para seguir primero por un rápido sendero, luego por una trialera de bajada que sigue unas torres eléctricas para girar a la derecha y empezar un bonito sendero con zonas variadas pero sin mucha dificultad.
 
Terminado el sendero toca remontar pista hasta el GR y allí aprovechamos para descansar y comer un poco. Retomamos la marcha por la parte que da a Canyamars, por unos senderos de gourmet, primero bajando y luego subiendo, desde luego este tramo lo tenemos que repetir pues además se aprecian posibles variantes. El track nos deja una vez más en el GR donde remontamos menos de 1 Km. dirección la Creu de Rupit hasta encontrar una trialera a la izquierda, que se hizo en la pasada Transmaresme de Tomas Domingo. Se trata de una bajada bastante rápida aunque con  tramos de todo tipo y con algún repechón de subida pero excelente para disfrutar de partes limpias, otras con piedras y otras con reguerones donde pensar la mejor trazada.

La trialera termina en la pista que viene de Canyamars e iniciamos la vuelta por ella, al llegar a la altura del pueblo, Batxi se despide pues tiene compromisos familiares que cumplir y el resto iniciamos una dura subida hasta Can Bruguera donde ya iniciamos el camino de retorno enlazando los mejores senderos y trialeras que conocemos empezando por el que empieza en el desvío de Can Gaig y terminando por la trialera del Oasis que nos deja casi en la riera de Argentona.

Luego nos dirigimos hasta el Espinaler para descansar con una cerveza en la mano y donde se une Norris para comentar la jugada y por sorpresa también aparece Kiler y su mujer con la incipiente barriga de fututa parturienta de un mini kiler.

Hoy no hay más anécdotas que contar, nadie se ha caído más que yo, que desde que cambié las calas de mis botas no hay manera de soltar los pedales, menos mal que el apañao del Adolfo me ha engrasado los muelles de los pedales. Sin duda ha sido otro día excelente de bici con el añadido de conocer nuevos senderos y compartirlos con la familia ciclópata.



Enlace al track de hoy