dilluns, 29 d’abril de 2013

Quebrantahuesos MTB 2013

--------------------------------------------------------------------------------
La Quebrantahuesos MTB es de las pruebas que con el tiempo puede que se acabe consolidando como una referencia a nivel nacional e incluso internacional. Tiene a favor el tirón del nombre de la edición de carretera, una de las míticas del cicloturismo español pero también la belleza de su ubicación y la dureza del terreno del pirineo aragonés.

Este año cambiaron la fecha de octubre a abril y no ha salido como nadie esperaba. Estaba programado un circuito de 89 Km con 2.550 de desnivel positivo pero la climatología ha jugado una mala pasada. El frio reinante, las nubes bajas y la nieve acumulada en la primera gran ascensión (Santa Orosia) que llegaba hasta los 1.800 metros de altitud hicieron que la organización recortara el recorrido hasta dejarlo en solo 63 Km y 1.600 metros de desnivel positivo.

La cita tenía el aliciente que además de la marcha “no competitiva” también habían corredores  de hasta 11 nacionalidades pues era puntuable para la Copa del Mundo de BTT Maratón y los 25 primeros se clasificaban directamente para el Campeonato del Mundo por lo que había más ambiente PRO que en otras carreras parecidas.
 

Llegué con tiempo suficiente para prepararme con una temperatura de solo 3 grados temiendo que a medida que subiéramos bajara por debajo de cero. Se dio la salida a las 10h. y enseguida vi que había quien corría mucho, aunque un repechón de buenas a primeras ya puso a más de uno en su sitio. Los primeros kilómetros fueron de toma de contacto por pista bastante llana y siempre con mucha gente alrededor y muchas piedras. En el Km. 20 había una zona de senderos bastante húmeros, estrechos y técnicos donde se formó un follón impresionante. Mucha gente, muchos sin nivel técnico pasando a pie. Estuve parado un buen rato y los tres kilómetros siguientes fueron un suplicio de esperas.

El recorrido pasaba por pueblos de postal (Oliván, Orós Bajo, Orós Alto). Pronto tuvimos que pasar por un río donde inevitablemente metí los pies en el agua, hasta los tobillos. Creo que en mi vida había tenido tal sensación térmica de golpe en los pies, en décimas de segundo deje de notarlos, ahora ya sé lo que significa agua de deshielo, agua congelada!. Con poco desnivel de por medio fuimos hasta Biescas y a partir de allí poco a poco la cosa se empezó a poner más seria.

El plato fuerte del día vino con la subida a Punta Güe, una larga subida con pendientes de buen hacer (8-10%) muy constantes, un continuo zigzagueo que nos llevó hasta la cima. La subida tenía bastante barro y lo sufrí pues aunque llevaba el neumático trasero nuevo hacia muchas pedaladas en falso debido a que este no agarraba, ello hacia que el ritmo debiera ser algo menor del que podía haber llevado.


En la subida me encontré con un chico vasco algo agobiado pues no sabía cómo reparar su cadena rota. Paré, monté un Pit &Stop y aunque se resistió en 10 minutos lo tuvimos listo. Luego otro perdió el equilibrio subiendo y lo tuve que sacar de entre unas zarzas por los pies.

Las sensaciones eran extrañas, me sentía bien de piernas pero el cuerpo no ayudaba con un dolor punzante en la espalda, pero no me impidió ir siguiendo bajando un poco el ritmo. Después de coronar Güe, sobre la cota 1.600, vino un corto descenso por pista y una subida imposible donde comprobé que debería sudar la subida a pata pues en vez de pies yo tenía dos trozos de madera, no tenía nada de sensibilidad. Las vistas eran majestuosas, rodeados de cumbres nevadas con el valle a los pies mientras curiosamente empezaban a caer copos de nieve pero la temperatura era más suave de suave de lo esperado.


El descenso final fue de traca, un sendero-trialera con pendientes de aúpa, estrecho y repleto de piedras de todos los tamaños, con curvas de 90 grados y escalones como para pensárselo. Tuve suerte de que la subida había estirado mucho al pelotón y realicé el descenso en solitario disfrutando como un enano, eso sí, me dejó las manos, los brazos y la espalda machacados! Ahí no necesitan gimnasios, un descenso como ese y ya tienes para todo el mes y sin pagar cuota. Fueron 30 minutos muy exigentes, de auténtico BTT extremo. Al final con los frenos recalentados tenía que hacer mucha fuerza con 4 dedos en cada maneta para que hicieran el trabajo que normalmente hago sin problemas con 1 dedo.

Una vez en el valle el recorrido discurrió por pista, aunque no como las que conocemos por nuestros barrios, aquí había siempre piedras por todas partes, con algunos buenos repechones que poco a poco nos llevaron hasta Larrés aunque para rematar el día antes tuvimos que atravesar el caudaloso río Aurín donde todo el mundo tenía que mojarse y alguno meter la pata hasta la rodilla. Poco después la rueda trasera empezó a hacer el tonto y me di cuenta que el cierre no apretaba bien por lo que me toco ir parando los últimos kilómetros por seguridad a apretar el cierre.

Llegué a meta con un tiempo de 5:03h. en la posición 108 de los 364 participantes de la marcha y con la sensación que la ruta original podría haber sido divertida pero durísima. Eran poco más de las 3 de la tarde me fui rápidamente a cambiarme, más que nada para secar e intentar recuperar mis pies y buscar algún sitio donde comer pues llegué con mucha hambre. En Larrés encontré mi consuelo con una buena cerveza, unos entrantes deliciosos y un estofado de Ciervo para quitar el hipo, café, un orujito para tirar la comida abajo y a eso de las 17h. carretera y manta de regreso.
 
Por cierto, antes de empezar me encontré a Uri, de los de Premià de Dalt, lo he buscado en la clasificación y he visto que terminó el 53 de la Copa del Mundo con 3:26 y 8º de su categoría (Sub-23).
 

diumenge, 21 d’abril de 2013

Antología Ciclópata

--------------------------------------------------------------------------------
Con la pérdida de Norris, por una grave lesión, en el pelotón, hoy hemos realizado una ruta que podríamos llamar de homenaje Ciclópata, un compendio de las mejores trialeras y senderos que a todos nos ha marcado como ciclistas, aunque con alguna sorpresa nueva. La ruta nos ha llevado por zonas muy variadas empezando por Teià, bajando hasta Vallromanes  y terminando en Cabrera de Mar.

En el punto de encuentro habitual Víctor, Adolfo, Quique, Lapiero, Batxi y Racing iniciamos la ruta subiendo hasta el Pla de Teià a ritmo pausado, no sé qué pasaba hoy pero el pelotón estaba especialmente hablador y poco dado a la intensidad del pedaleo. La temperatura es fresca pero el día promete. Una vez en el Pla de Teià seguimos recto subiendo por el terraplén que hay justo enfrente, superando una barrera de raíces y luego pateando un buen trozo hasta encontrar el sendero de los extraterrestres, seguimos por Can Gurguí para enlazar con la V y a medio sendero hacer la bajada de la trialera de los puntos.

Una vez en la pista, un despiste se convierte en una oportunidad, al menos así lo ha visto Lapiero que nos ha metido en una subida que “prometía” y lo que nos ha dado es una buena dosis de tramos al 22% de desnivel, lo que aunque parezca increíble no ha acabado con la labia del pelotón, como marujas hablando.  Pronto iniciamos la bajada por el sendero que enlaza con el camino de las fuentes de Santa Anna y San Joaquin, un paraje siempre espectacular. Una vez en la pista bajamos hasta la plaza de Vallrromanes donde reponemos fuerzas.

Seguimos con otro clásico, el árbol caído hasta el Pitch&Path, una excelente trialera con tramos de todo tipo, solo por este tramo ya ha valido la pena la salida. Remontamos un tramo de la urbanización de Can Nadal para hacer la Puerta Verde de subida donde a media trialera Quique da un doble salto mortal y cae sobre la roca viva donde yo me temo lo peor, pero la cosa no va a más y se recupera como si fuera de goma.

Vamos remontando montaña para subir dirección la antena de Cellecs, primero por una interesante trialera muy técnica que nos alivia el primer tramo duro de subida y luego con el tramo recto de pista hasta la primera curva donde tomamos el sendero que va hacia la pista de Sant Bartomeu que hacemos hasta la mitad para girar a la izquierda por el sendero que va paralelo a la pista y que hacemos hasta la mitad para retomar la pista e iniciar un descenso nuevo hasta Orrius, un sendero rapidísimo y muy divertido que hacemos a todo trapo entre salto y salto por pequeños escalones, piedras y raíces.

Seguimos hasta el cementerio de Orrius para rodearlo e ir a buscar a la fea, la trialera paralela de la guapa pero más técnica que arriba de todo enlaza con ella haciendo luego las variaciones habituales: bruja, enlace del Kiler, y subida hasta la cadena, ya en la Mútua. Bajamos un tramo de pista dirección Argentona hasta encontrar a la derecha la entrada al Rocódromo que hacemos sin pausa hasta el mirador y luego hasta las cercanías de Burriac donde sin pausa seguimos por el camino a Mordor donde por primera vez bajo sin desmontar hasta el final.

Finalmente, llegados al final de Mordor donde Quique pierde un tornillo de la cala izquierda y su bota no hay manera de separarla del pedal por lo que Batxi interviene para solventar el problema. Remontamos las dos últimas rampas y desnivel del día y bajamos por una trialera que nos lleva hasta Cabrera de Mar donde quedamos con otro contingente de la familia Ciclópata en la terraza del bar Can Rodon para compartir el soleado día con cerveza y bravas, como no podía ser de otra manera.

43 kilómetros de buenos senderos en 3:25 h. con 1.200 metros de desnivel positivo es lo que nos ha dado esta antología, un buen compendio de la sabiduría Ciclópata de las montañas que nos envuelven.


dimarts, 16 d’abril de 2013

Corriols de tarda

--------------------------------------------------------------------------------
Un altre tarda betetera per disfrutar de la muntanya i la temperatura primaveral o estiuenca que tenim aquests últims dies, a més amb la llum del dia, practicament tota la ruta.

Quedem a la rotonda del camp de futbol de Vilassar de Dalt el R1 i el Norris a las 7,30. Pujo des de Premià pel camí del mig a tot drap, sort que porto una barreta perquè m'ha agafat una pàjara pujant cap el cementiri de Cabrils que deu ni do, entre que he dinat poc, la calor que fa, anava massa abrigat, i la canya que he fotut..........quin drama!!! m'ha passat depressa, a mitja pujada de pared seca ja em trobava força be.

Arribem a la Creu de Can Boquet i agafem el Vietnam de pujada, haviat però, girem a la dreta per un enllaç que hi ha cap la "V", on hem de posar el peu a terra ja que es difícil de baixar muntat i no caure.



Un cop a la "V", la seguim sencera de pujada fins a l'ultim troç que agafem una petita variant a la dreta, res de l'altre mon, però "buenu", per variar. Sortim a la pista i irem a la dreta tot buscant un corriol d'enllaç que vem fer un dia de pujada i que ens ha de dur just a l'entrada del corriol que enllaça amb la de les fonts de St, Joaquím i Sta Anna.

Baixem a tot drap, però no fem la de les fonts, seguim recta fins la pista que remuntem fins a Can Gurguí. Deu ni do quines rampes que hi han a aquesta pista, ens fan suar de valent. Llavors fem via per la dreta per anar a buscar la del ovni que fem en la versió 2.0 i sortim al Pla de Teià.

Ja es fa tard i decidim baixar per la de la moto ja que el diumenge passat no vem poder disfrutar com sempre degut a una caminada popular. La baixem, en versió 2.0 també fins a la riera de Teià.

Riera i camí del mig ens porten de tornada a Premià, ens despedim fins un altre i el R1 que torna a Cabrils.

20 kms
1,40 mts
630 mts desnivell

diumenge, 14 d’abril de 2013

Cap al sud

--------------------------------------------------------------------------------
Avui el dia ha estat impressionant, després de l’hivern, el que qualsevol ciclista i amant de la natura espera és un dia com avui. El cel blau, ni rastre de núvols, temperatura fresqueta de bon matí i calenta quan ha sortit el sol, la primavera envaint els nostres pulmons...

Només 3 Ciclopatas ens hem aventurat a reunir-nos avui per gaudir de tant excepcional dia. Entre una cosa i l’altre han anant caient companys als que esperàvem i finalment Norris, Adolfo i Racing hem emprès la ruta programada, ruta cap el sud!

De tant en tant, tot i que no tenim gaire costum, fem ruta direcció a la capital. Avui una inoportuna lesió ha impedit venir al mestre, en Kiler-Bike, però ja teníem la ruta planificada per ell. Així que en Norris i jo iniciem camí del Masnou per trobar a l’Adolfo i fer camí cap a Alella. Hem pujat per la riera per girar a l’esquerra un cop passat el poble pel Passeig de Marià Estrada per girar a la dreta poc desprès i iniciar la remuntada cap al GR, una bona pujada on tothom para de xerrar i es concentra en pedalar doncs fa força pujada i de tant en tant la inclinació fa posar pinyons extres a la bici.

Un cop al GR seguim fins a 9 Pins i remuntem les clàssiques vinyes i fem una para tècnica a la torre del vigia i ens atrevim amb una trialera molt tècnica que surt des d’allà mateix. Arribem a la pista i seguim fins a desviar-nos per un altre trialera que surt a la dreta en una corba a esquerres.  Seguim fins al Seminari per carregar aigua a la tant concorreguda font sempre plena de bikers.


Pugem pista fins a trobar les pujades finals que ens porten a la primera torre de vigia, a dalt de tot de Santa Coloma de Gramanet des d’on es te una vista privilegiada de Barcelona i més amb un dia com el d’avui. Un cop admirades les vistes baixem pel corriol que surt d’allà mateix i pocs metres després girem a la dreta per seguir un fantàstic corriol al principi ampli però que poc a poc es va fent estret i que baixem a tota velocitat fruint com nans fins a la urbanització a l’altre costat de la muntanya per tornar al Seminari.

 
Desfem part del camí d’anada, direcció a 9 pins, per girar a l’esquerre i iniciar una dura pujada amb forces trams amb el 15 i 16% de desnivell fins a arribar al peu del segon vigia, al darrera de les vinyes i anar a buscar un bon corriol de baixada que amb un tros de pista com enllaç enganxa amb una trialera llarguíssima i impressionant que ens acosta a Can Girona, ja a Santa Maria de Martorelles. Allà decidim pujar per la font de la Mercè on fem un altre parada tècnica doncs el que ve a continuació és de traca. Una pujada que no s’acaba mai amb trams que sobre passen molts cops el 20 i el 25% de desnivell i que els tres fem a ritme personal sense masses diferències. Parem a inflar una roda de l’Adolfo just al desviament que ens portaria de baixada cap al Walkin Death però decidim anar a per feina i acabar de remuntar la muntanya i fer via de retorn direcció Alella i baixar per la trialera de la Moto fins al Masnou on hem fet la obligada parada a la terrassa del bar dels Bloques per degustar les patates braves preferides per la família Ciclópata. Allà hem gaudit també amb la companyia del Kiler que ha vingut a fer-nos companyia, o a fer la cervesa, una de les dues.

Tot i que hem gaudit d’una sortida tranquila han sortit uns bons números, 47 Km amb 1.340 metres de desnivell positiu en 3h.40’ de donar pedals, la cervesa ens l’havíem guanyada!


 

diumenge, 7 d’abril de 2013

Ruta by Pelayo

--------------------------------------------------------------------------------
Pelayo (también conocido como Opelat) es al grupo como el Guadiana para Daimiel, aparece y desaparece de vez en cuando. Hoy se unía de nuevo, para llevarnos por sus nuevos descubrimientos y planificando una buena ruta.

Nos encontramos a la hora pactada Norris, Víctor, Adolfo, Pelayo, R1, Jaume y Racing empezando por la clásica subida por el interior de la Mutua desde Cabrils. Seguimos por la pista dirección a Argentona tomando un sendero paralelo a la pista que no conocíamos y luego iniciamos una bajada que últimamente hacemos con frecuencia enlazando diferentes senderos terminando en una impresionante, por divertida,  bajada limpia plagada de peraltes y que nos lleva hasta la riera de Clarà. Allí bordeamos la urbanización e iniciamos el ascenso hasta Òrrius.

Desde Òrrius Pelayo nos enseña una nueva variación para subir hasta la pista de Sant Bartomeu, la subida empieza en la finca privada “Can Bernades”, si no recuerdo mal, e inicialmente es una pista que dejamos luego para seguir por buenos senderos y que acaba enlazando precisamente en la trialera del Pelayo. Desde allí seguimos hasta Sant Bartomeu donde coincidimos con un avituallamiento de una carrera 22 Km de Trail Running que se está celebrando.

Bajamos por el sendero que va hacia la fuente de Sant Bartomeu donde Jaume tiene que abandonarnos por compromisos familiares, el resto seguimos bajando la trialera y siguiendo por la pista de Cèllecs hasta tomar un desvío cerrado a la derecha que nos lleva hasta el elefante esculpido y terminar para bajar para cruzar la carretera que viene de la Roca e ir enlazando los senderos conocidos hasta la pista del Meridià Verd. Hacemos el precioso sendero paralelo a la pista de bajada hasta cruzarla para bajar por los toboganes que nos llevan a la carretera de Parpers.

Iniciamos la subida por la bajada típica de la Prehistórica para terminar junto a la entrada de la urbanización Sant Carles y en vez de ir hacia la urbanización vamos hasta la cima de Parpers junto a la gasolinera fantasma del Jabalí de Oro. Allí Pelayo nos sorprende con una entrada a un sendero que inicialmente serpentea la pista por la que acabamos de bajar pero finalmente se desvía en bajada hacia la vertiente del Maresme terminado en una zona muy técnica que decidimos bajar a pie y donde empieza un nuevo sendero que pasa por debajo de la carretera y que termina justo debajo del cruce de la carretera de Parpers con la autopista C-60. Hemos dudado en un par de ocasiones los desvíos a tomar, pero conociendo bien el recorrido es una bajada para disfrutarla a todo trapo.

En vez de tomar el camino fácil y hacer un tramo de asfalto, tomamos la pista que poco a poco nos dirige hacia Òrrius de nuevo, la pista se hace llevadera pero luego hay buenas rampas a superar. Como el tiempo se nos echa encima  terminamos de remontar hacia la Mútua por la pista de los colegios de Òrrius y luego bajamos de nuevo por el interior de la Mútua.

En Cabrils se despiden R1 y Norris y el resto no perdonamos la cerveza y las patatas bravas de Can Rafart en Vilassar de Dalt.

Ha sido un recorrido exigente para nuestro estándar dominguero al que se ha sumado, en bastantes tramos, el barro persistente debido a las últimas y copiosas lluvias. El recorrido estaba repleto de charcos y fango pero el ritmo ha sido suficientemente llevadero para terminar todos enteros sin más incidencias.

Hoy Jaume se ha unido una vez más al grupo demostrando una vez más que tiene un físico privilegiado y una técnica envidiable para superar y bajar cualquier obstáculo. R1 con pocos kilómetros en sus piernas este año sigue como siempre, subiendo lo que le echen sin rechistar y sacando fuerzas de no sé donde dejando en evidencia a más de uno. Otro que tal es Adolfo que saliendo solo una vez por semana nunca uno sabe donde tiene su tope aguantando a buen ritmo lo que le exijan. Víctor ha ido hoy reservándose y ha hecho bien pues las últimas subidas le han pesado en las piernas mientras que hoy hemos visto la versión recuperada del Norris de siempre, plato pequeño y que le echen lo que haga falta que todos coronaban las subidas dándolo todo y él lo hacía 30 segundos después más fresco que una rosa.

Mis datos me dicen que han sido 53 kilómetros en 3:50 h. de pedaleo con 1.325 metros de desnivel positivo acumulados, sin duda ha sido una excelente salida. Lástima que la hora se nos ha echado encima y no hemos podido compartir la cerveza todos juntos pero ya tendremos ocasión en la siguiente.

Una más que buena ruta con Pelayo de anfitrión, el pistero del grupo, que paradójicamente hoy nos ha enseñado buenos senderos, espero que pronto se anime a preparar una nueva salida como la de hoy.