diumenge, 7 d’abril de 2013

Ruta by Pelayo

--------------------------------------------------------------------------------
Pelayo (también conocido como Opelat) es al grupo como el Guadiana para Daimiel, aparece y desaparece de vez en cuando. Hoy se unía de nuevo, para llevarnos por sus nuevos descubrimientos y planificando una buena ruta.

Nos encontramos a la hora pactada Norris, Víctor, Adolfo, Pelayo, R1, Jaume y Racing empezando por la clásica subida por el interior de la Mutua desde Cabrils. Seguimos por la pista dirección a Argentona tomando un sendero paralelo a la pista que no conocíamos y luego iniciamos una bajada que últimamente hacemos con frecuencia enlazando diferentes senderos terminando en una impresionante, por divertida,  bajada limpia plagada de peraltes y que nos lleva hasta la riera de Clarà. Allí bordeamos la urbanización e iniciamos el ascenso hasta Òrrius.

Desde Òrrius Pelayo nos enseña una nueva variación para subir hasta la pista de Sant Bartomeu, la subida empieza en la finca privada “Can Bernades”, si no recuerdo mal, e inicialmente es una pista que dejamos luego para seguir por buenos senderos y que acaba enlazando precisamente en la trialera del Pelayo. Desde allí seguimos hasta Sant Bartomeu donde coincidimos con un avituallamiento de una carrera 22 Km de Trail Running que se está celebrando.

Bajamos por el sendero que va hacia la fuente de Sant Bartomeu donde Jaume tiene que abandonarnos por compromisos familiares, el resto seguimos bajando la trialera y siguiendo por la pista de Cèllecs hasta tomar un desvío cerrado a la derecha que nos lleva hasta el elefante esculpido y terminar para bajar para cruzar la carretera que viene de la Roca e ir enlazando los senderos conocidos hasta la pista del Meridià Verd. Hacemos el precioso sendero paralelo a la pista de bajada hasta cruzarla para bajar por los toboganes que nos llevan a la carretera de Parpers.

Iniciamos la subida por la bajada típica de la Prehistórica para terminar junto a la entrada de la urbanización Sant Carles y en vez de ir hacia la urbanización vamos hasta la cima de Parpers junto a la gasolinera fantasma del Jabalí de Oro. Allí Pelayo nos sorprende con una entrada a un sendero que inicialmente serpentea la pista por la que acabamos de bajar pero finalmente se desvía en bajada hacia la vertiente del Maresme terminado en una zona muy técnica que decidimos bajar a pie y donde empieza un nuevo sendero que pasa por debajo de la carretera y que termina justo debajo del cruce de la carretera de Parpers con la autopista C-60. Hemos dudado en un par de ocasiones los desvíos a tomar, pero conociendo bien el recorrido es una bajada para disfrutarla a todo trapo.

En vez de tomar el camino fácil y hacer un tramo de asfalto, tomamos la pista que poco a poco nos dirige hacia Òrrius de nuevo, la pista se hace llevadera pero luego hay buenas rampas a superar. Como el tiempo se nos echa encima  terminamos de remontar hacia la Mútua por la pista de los colegios de Òrrius y luego bajamos de nuevo por el interior de la Mútua.

En Cabrils se despiden R1 y Norris y el resto no perdonamos la cerveza y las patatas bravas de Can Rafart en Vilassar de Dalt.

Ha sido un recorrido exigente para nuestro estándar dominguero al que se ha sumado, en bastantes tramos, el barro persistente debido a las últimas y copiosas lluvias. El recorrido estaba repleto de charcos y fango pero el ritmo ha sido suficientemente llevadero para terminar todos enteros sin más incidencias.

Hoy Jaume se ha unido una vez más al grupo demostrando una vez más que tiene un físico privilegiado y una técnica envidiable para superar y bajar cualquier obstáculo. R1 con pocos kilómetros en sus piernas este año sigue como siempre, subiendo lo que le echen sin rechistar y sacando fuerzas de no sé donde dejando en evidencia a más de uno. Otro que tal es Adolfo que saliendo solo una vez por semana nunca uno sabe donde tiene su tope aguantando a buen ritmo lo que le exijan. Víctor ha ido hoy reservándose y ha hecho bien pues las últimas subidas le han pesado en las piernas mientras que hoy hemos visto la versión recuperada del Norris de siempre, plato pequeño y que le echen lo que haga falta que todos coronaban las subidas dándolo todo y él lo hacía 30 segundos después más fresco que una rosa.

Mis datos me dicen que han sido 53 kilómetros en 3:50 h. de pedaleo con 1.325 metros de desnivel positivo acumulados, sin duda ha sido una excelente salida. Lástima que la hora se nos ha echado encima y no hemos podido compartir la cerveza todos juntos pero ya tendremos ocasión en la siguiente.

Una más que buena ruta con Pelayo de anfitrión, el pistero del grupo, que paradójicamente hoy nos ha enseñado buenos senderos, espero que pronto se anime a preparar una nueva salida como la de hoy.
 

1 comentari:

  1. Un nuevo sendero para añadir al acervo Ciclopata....jajajajaja

    Felicidades Opelat, gran ruta!

    ResponElimina