diumenge, 2 de juny de 2013

Vistos y no vistos

--------------------------------------------------------------------------------
Hoy hemos tenido visita de médico, la de Kiler-Bike y de Pelayo que se han unido al resto de Ciclópata: Víctor, Quique, Adolfo, R1 y Racing en el polideportivo de Premià de Mar. Pero la dicha ha sido corta. Hemos subido por la pared seca hasta la Creu de Can Boquet donde Kiler ya ha dado síntomas de fatiga después de una prolongada sequía ciclista, hemos seguido dirección Roca d’en Toni para luego tomar la pista dirección Sant Bartomeu y allí Kiler ha decidido tomárselo con tranquilidad y acortar su salida.

Continuamos por la pista y un poco más adelante Pelayo se despide pues debía volver a casa pronto por compromisos familiares. El resto giramos a la izquierda por la trialera que sube pasado el Pla del Fum hasta la pista que sube a la antena de Cèllecs. Bajamos un tramo de pista y seguimos por la trialera a la izquierda para seguir bajando dirección la Puerta Verde, de la que damos cuenta sin compasión disfrutándola de arriba a abajo, a pesar de los charcos que aún perduran.

Giramos a la izquierda para remontar las duras rampas de la pista que sube dirección al Kynoikos y tomar la trialera a la derecha que va hacia los Pilares, bajamos un largo trozo de pista y tomamos la trialera de los Pilares original que actualmente está repleta de árboles caídos hasta encontrar el tramo más rápido que nos lleva hasta la pista que viene de Can Maimó. Unos metros más arriba giramos a la derecha para remontar otro tramo de pista y coger el sendero típico de la Trinxacadenes aunque al final tomamos el camino de bajada hasta el borde del Pitch&Path para remontar trialera una vez más y enlazar con la trialera del Arbol Caído.

Luego hemos girado a la izquierda remontando el sendero empinado que nos ha acercado a Vallrromanes donde hemos parado a repostar agua en la plaza del ayuntamiento. Después del descanso decidimos hacer camino de regreso por las Fuentes de Santa Anna y San Joaquin, una zona que siempre se agradece y aunque siempre es de subida se hace muy amena. Desde el final del último sendero, enlazamos con otro que nos remonta hacia la pista dirección Can Gurguí. Allí investigamos un par de entradas a senderos y apuntamos una nueva trialera para realizar en próximas salidas.


Las campanas ya sonaban, los badajos atronaban el metal en señal de cerveza Ciclópata, así que raudos nos dirigimos hacia el descenso final pasando por la versión de más sendero del OVNI y luego con la traca final de la trialera de la Moto Colgada terminamos el periplo en la terraza del bar de los bloques en Masnou con bravas incluidas y la compañía del aún lesionado Norris y familia.

Según mis datos han sido 45 Km en 3:30h y 1.180 metros de desnivel positivo de diversión en bici y como siempre, y eso no es baladí, de compartirla con buenos amigos en un día por fin de plena primavera, buena temperatura y sin incidentes remarcables. Por fin Quique tiene pedales nuevos, lo que ha costado! Y encima no ha sufrido ninguna caída, todo como la seda. El próximo domingo más, y pronto la Premià-Sitges!
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada