diumenge, 22 de setembre de 2013

Badalona-Turó de l’Home

--------------------------------------------------------------------------------
El grupo BTT Badalona, uno de los grupos con más solera de Catalunya, organizó una vez más, y van 11, su salida anual al Turó de l’Home en la que los últimos años se unen más y más ciclistas procedentes de otras partes.

La salida se realizó a las 7:00 desde el barrio de Lloreda, en Badalona, en la plaza Roja, su punto de encuentro habitual con alrededor de 130 ciclistas. Se formaron 3 grupos, el principal tenía el objetivo de ir al Turó de l’Home por montaña, el segundo atajó para subir por Alella mientras que un grupo numeroso remontó el río Besós para ir por llano hasta Sant Celoni.

Yo me uní al grupo que iba por montaña. Mi primera sorpresa fue que me había dejado los bocatas en casa y pensé en como remediarlo, viendo que había una parada para comer en el Santuari del Corredor y que 100 tíos de golpe colapsarían el bar pensé en adelantarme y llegar de los primeros. Así que me adelanté al grupo subiendo por la vallensana y la criminal hasta el depósito, luego seguí hasta la Creu de Can Boquet donde había quedado con Batxi, Adolfo y Diego.

Con margen de tiempo suficiente fuimos sin prisas hasta el Santuari del Corredor para poder pedir los bocadillos sin agobios, desayunar y esperar al resto del grupo. Allí me encontré con muchos amigos y conocidos y fue gratificante compartir un rato juntos. Hicimos las fotos de rigor y seguimos dirección Sant Celoni donde nos sorprendieron con buenos senderos para disfrutar más allá de la monotonía del recorrido habitual por pista.

El día era soleado y agradable, desde Sant Celoni empezamos a remontar desnivel de forma suave, con algún repechón, hasta Mosqueroles donde realizamos la última parada para comer. No esperamos mucho pues ahora quedaba el verdadero reto del día, una subida interminable que nos llevó hasta el Mirador de les Guaitadores donde termina el recorrido por montaña y empiezan los siempre últimos fatídicos 6 kilómetros por montaña.

Desde Mosqueroles empezamos la subida con buenas sensaciones, aunque poco a poco, la subida iba cobrando factura, Batxi subía inmutable mientras que Adolfo padecía los primeros síntomas de fatiga y Diego tenía problemas musculares. Poco antes de llegar al lago de Viada Diego decide abandonar y toma camino de regreso mientras que Adolfo va sufriendo pero sigue un buen ritmo hasta coronar el mirador.


Los 6 últimos kilómetros son siempre difíciles y se hacen interminables, hay una pendiente media considerable y los metros parecen no pasar. Con mucho cansancio pero con la cabeza bien puesta Adolfo fue remontando con mucha entereza hasta llegar al último kilómetro, cuando ya es casi plano que su cara cambió viendo que ya lo habíamos conseguido. Batxi sufrió en algún tramo pero pronto se recuperaba y en el tramo final parecía que subía sin esfuerzo.


La llegada a la cima siempre es especial y creo que los tres disfrutamos de ese momento mágico de finiquitar ese sufrimiento y de haber superado esos momentos de indecisión, donde el cuerpo dice que basta, tu cabeza dice que tienes un objetivo y tu corazón inclina la balanza hacía para seguir un poco más. Disfrutamos unos minutos en la cima con fotos y felicitaciones de los que iban coronando para iniciar la bajada.



Decidimos bajar por carretera pues nuestra intención era volver a casa en bici, el resto volvía en tren. Así que disfrutamos de la bajada inicial animando a los que subían. Luego tomamos dirección a las antenas de Santa Helena, donde hay que remontar unos metros de desnivel para inicial una larga bajada de 35 minutos a todo trapo hasta Sant Celoni donde celebramos la gesta con una más que merecida cerveza.


Sin mucha espera empezamos el camino de regreso con un tramo de carretera hasta Vilalba-Sasserra para tomar una pista que nos llevó a Llinars del Vallés y subir por la carretera hasta Can Bordoi. Luego ya en bajada o en llano hasta casa. Parecía que iniciábamos la ruta pues la vuelta la hicimos a un ritmo impresionante llegando a casa ya de noche y en mi caso con una satisfacción absoluta después de 144 Kilómetros, 3.500 metros de desnivel positivo acumulado y 9:44 h. de pedaleo.

Yo estoy en buena forma, este año he entrenado para hacer la Pedals de Foc NonStop y eso perdura, hacer una ruta de este tipo no está al alcance de cualquiera por ello tiene mucho más merito hacerlo como Batxi, que aunque tiene una rutina fija de salir en bici no tiene parangón con lo de ayer y además con la entereza que lo hizo. Pero lo de Adolfo es impresionante, alguien cuya única actividad física es la salida en bici de los domingos, que raramente supera los 1.200 metros de desnivel, coronar desde El Masnou el Turó de l’Home es una gesta impresionante y pone de manifiesto que la cabeza es tan o más importante que el físico y desde luego Adolfo va sobrado de perseverancia, todo un crack.


Enlace a todas las fotos

3 comentaris:

  1. Enhorabuena a los tres, que reto tan grande. Sin palabras y está claro que la mente manda, más que las piernas en muchas ocasiones.

    ResponElimina
  2. Gracias Manolo. Subir al Turó de l'Home siempre es un reto y una ruta especial. Tu que estas fuerte ya tardas en proponerla y sí cuadra en fechas nos unimos a vosotros.

    ResponElimina
  3. Lo cierto es que en el momento que Roger me propuso la ruta acepte, pero sin pensar mucho donde me metia, el ciclismo deporte en pricipio indibidual ya que dependes de ti para tirar de los pedales a veces te da sorpresas, como en esta salida que me llevo al limite de mis fuerzas, pero de repente aparecen esos compañeros que sin ni siquiera tocarte tiran de ti con un animo que no sabes como te hacen llegar a la cima, cuando parecia que te quedabas en el intento. Y esos grandes son Roger, Albert y Diego, gracias por el reto que me ayudasteis a consegir!

    ResponElimina