diumenge, 6 d’octubre de 2013

Pedals de Pedraforca a medias

--------------------------------------------------------------------------------
Una salida exigente con sabor agridulce por mi parte. Se trataba de completar la ruta del Pedals de Pedraforca de una tacada, habitualmente se hace en 2 días. Son unos 100 kilómetros con 3.500 metros de desnivel positivo, es decir no apta para personas poco habituadas a pasar muchas horas encima de la bici.

Después de varias deserciones de última hora nos reunimos 9 bikers en Gòsol, en los pies del Pedraforca, inicio y final de la ruta. Comentar que para mí la zona tiene un especial encanto a lo que hay que sumar una unión sentimental hacia esta montaña tan emblemática de la que precisamente esta ruta tiene muy poco protagonismo pues discurre hacia el oeste de la misma.


Salimos con 1 hora de retraso del pueblo siguiendo la pista hacia Torrentsenta a un ritmo muy alto, pronto empieza la primera subida, a ratos por pista, a ratos por senderos y pienso que me he equivocado de salida pues entre el resfriado que arrastro y el ritmo alto no sé si voy a estar a la altura. Coronamos el Coll de Gòsol a 1.600 metros de altitud y nos topamos con una zona más tranquila con bajadas y llanos que nos cambian de vertiente pero pronto viene una buena subida con zonas exigentes que nos acerca a los 1.800 metros de altitud rodeados de bosques de pino rojo y abetos para iniciar una buena bajada. Nos desviamos un poco para parar a comer algo en casa de Albert que tiene allí una segunda residencia en medio de la nada.

Luego seguimos bajando hasta el pueblo de La Pedra donde hacemos fotos al nuevo campanario y nos acercamos hasta La Coma donde empieza el plato fuerte del día. Una subida de 20 kilómetros donde debemos ganar 1.200 metros de desnivel, la mayor parte por pista pero con algún tramo muy técnico donde debemos hacer un buen trecho a pie con fuertes desniveles y muchas piedras. Al llegar al pie de las pistas de esquí del Port del Comte, la marcha se había ralentizado mucho y algunos iban algo agotados con síntomas de pájara por lo que 5 deciden abandonar y hacer el largo camino de regreso evitando en lo posible el desnivel intentando hacer el máximo de carretera.

Pino, Manolito, Josep y yo decidimos seguir por el track original, que discurre por una pista que se adentra en la cima de las pistas de esquí del Port del Comte. Subimos y subimos hasta coronar, nos abrigamos pues la temperatura es más bien fresca, a pesar de ser un día soleado ya en el inicio de la ruta el termómetro marcaba 7 grados y no creo que superemos los 15 grados en todo el recorrido. Allí nos entretenemos haciendo fotos a las vacas, como si no las hubiéramos visto nunca, e iniciamos una bajada plagada de piedras donde Josep sufre en sus manos pues va con una horquilla rígida.

Este tramo, sobre los 2.100 metros de altitud, une las pistas de esquí alpino del Port del Comte en una vertiente de la montaña con las pistas de esquí nórdico en la otra de Tuixén La Vansa. Descendemos hasta el pie de pistas y vemos un restaurante donde descubrimos unas bicis conocidas, son las de los compañeros que habían abandonado y que en ese momento salían de comer. Nosotros aprovechamos para cargar agua y comer el bocadillo que llevábamos.

Un hombre les explica una alternativa a la carretera para ir desde Tuixén hasta Gòsol y yo tomo nota. Nos despedimos, ellos bajan por carretera y nosotros seguimos el track original. La bajada sigue un GR por entre el bosque, primero por una pista sucia y estrecha a buena velocidad, luego por un sendero muy técnico, revirado, con buenos escalones y bastante desnivel que nos ofrece una buena diversión. Al llegar a bajo reconozco las indicaciones del hombre del restaurante, un rio, una pista a la derecha…

Entre una cosa y la otra el tiempo había trascurrido más rápido de lo que tenía previsto. Son las 16h. y yo tengo que llegar a casa a la 20h. pues tengo que ducharme e ir a una cena donde si llego tarde mi mujer me prohíbe la bici en un mes por lo menos. Así que sintiéndolo mucho me despido de Pino, Manolito y Josep y me decido a probar esa vía de regreso, ellos siguen el track original.
La pista parece inocente al principio, llego a una especie de área de descanso junto al río cuando veo que he pinchado la rueda trasera. Tengo tiempo y me lo tomo con calma, que mis nervios siempre me superan, así que cambio cámara en 10 minutos, sin más incidencias, eso es raro, pues a mí siempre me pasan cosas, no suelo pinchar sin más, siempre me pasa algo más. Pronto el regreso tranquilo se convierte en una fuerte subida de 90 minutos con las dudas de si me he equivocado de camino pues paso por un par de desvíos, unos de ellos es el GR, pero como hay una valla, decido seguir la pista hacia arriba.

Llego a la cima, en el Coll de Mola y me maravillo del paisaje, en una zona conocida como El Verd, las nubes cada vez son más compactas pero el contraste entre la inmensa extensión de verde a mi alrededor, el cielo de azul intenso a un lado y las enormes nubes coloridas por el sol al otro me maravillan, así que decido aparcar la bici y disfrutar 5 minutos de esa paz a 1.850 metros y saborear los olores, la luz, y la naturaleza. Estoy en un cruce de caminos y no tengo claro por dónde debo seguir pero sigo mi instinto y por suerte no me equivoco.

Un vibrante descenso me espera, lo disfruto como un crio pequeño, poco a poco voy divisando señales de civilización y voy identificando zonas conocidas hasta llegar a la pista por donde empezamos por la mañana este periplo, a poco más de 2 kilómetros de Gòsol. Cuando llego al pueblo veo que los 5 que abandonaron antes acaban de llegar, así que solo falta saber de los verdaderos finishers de esta aventura. Casi a la 1 de la madrugada, ya en casa después de la cena, veo en el foro con alegría un mensaje de Pino que dice que han podido completar la ruta sin que se les haga de noche ni mojarse.

A mí me han salido 83 Km. con 3.100 de desnivel positivo por lo que me he ahorrado 17 km. y 400 de desnivel, que no es mucho, pero lo he pasado en grande y llego a tiempo a casa para evitar del cabreo de mi mujer, ceno bien aunque con el culo algo maltrecho, me meto en la cama a eso de las 2h. que a las 7h toca diana para otra salida en bici. Mi mujer es una santa.

Pongo solo una foto aquí, aunque el resto las podéis encontrar en este enlace
También tenéis un enlace al track de mi ruta.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada