divendres, 6 de desembre de 2013

A empujones con cambio de planes

--------------------------------------------------------------------------------
Aprovechando este viernes festivo hemos realizado una salida extra donde nos hemos reunido Norris, Adolfo, Quique, Víctor y Racing para disfrutar de un día soleado, fresco que no frío y de los senderos de nuestra Serralada.



La salida no ha empezado nada bien pues al empezar a subir por el interior de la Mutua, el núcleo del buje trasero de la rueda de Norris se ha roto por lo que no podía pedalear, bueno si que podía, pero eran pedaladas inútiles al viento. Así que retrocedemos empujándolo cuando no hay bajadas hasta Premià de Mar donde puede cambiar de rueda y ahora sí empezamos la ruta pero cambiamos los planes.

Nos dirigimos en dirección opuesta, hacia el Masnou, donde improvisamos una subida nueva para la mayoría, remontamos una urbanización conocida como la Molassa con sus buenas pendientes hasta encontrar la trialera de la moto colgada, que se hace agradable hasta de subida y que nos deja en el GR.  Bajamos algo de desnivel para atravesar la carretera de Font de Cera e ir hasta Alella Park para seguir subiendo.

Allí me despisto y seguimos la pista un rato más hasta darme cuenta del error, pero aprovechamos un sendero que baja hacia Santa María de Martorelles para hacerlo y luego volver a la pista y deshacer parte del camino hasta la bajada prevista. Allí vamos a buscar el sendero del Walking Death en su versión más larga y terminamos en la pista que va hacia la urbanización fantasma, pero esta vez remontamos 200 metros para encontrar una buena trialera que poco a poco nos lleva a la cabaña del tío Tom.

Antes de llegar hay un paso complicado, yo desmonto de la bici, Quique se atreve y acaba por el suelo, menos mal que es de goma y ha sido un visto y no visto, parecía que había rebotado de suelo. En la cabaña hacemos las fotos obligadas y seguimos hacia el golf de Vallromanes por otro bonito sendero.

Nos acercamos al pueblo y tomamos la trialera típica de subida, luego remontamos algo de pista hasta el Pla de Teià y nos tiramos por la trialera que parte de ahí mismo y que hacemos muy pocas veces para parar en el bar La Palma de Teià para probar sus patatas bravas que han sido aprobadas por unanimidad.

Pese al incidente inicial, hemos podido completar una ruta agradable con 52 Km. en 3:40h. de pedaleo con casi 1.200 metros de desnivel y nadie se ha quejado, aunque alguno no quería ver más subidas y es que estos domingueros no pueden con un viernes demasiado exigente!



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada