diumenge, 22 de desembre de 2013

Croc, Croc dijo la bici de Batxi. Bajando por el Serviol

--------------------------------------------------------------------------------
Primera salida de invierno y aparece Kiler Bike, ¿le han echado de la cama? Algo así debe haber ocurrido para que un friolero como él se atreva después de tanto tiempo en probar el monte y venir un domingo con nosotros. Junto a él nos reunimos Batxi, Norris, Quique, Adolfo y Racing para quemar algo de calorías antes del atracón navideño.

El día antes Juacs, sin quererlo, nos había picado por si conocíamos una trialera imposible que bajaba por la zona de la Cadire del Bisbe, así que ni cortos ni perezosos nos dirigimos a subir por la Cadira para reconocer el terreno, guiados por el GPS humano, Kiler bike remontamos las interminables rampas que salen desde Premià de Dalt.

Una vez en la pista de la Cornisa, la cruzamos para ir hasta la misma hermita de Sant Mateu, un lugar emblemático por donde curiosamente casi nunca pasamos. Bajamos hasta la fuente y seguimos un centenar de metros hasta una trialera, por donde empieza el Vietnam, que nos deja en otra pista que seguimos a mano izquierda para ir a buscar una trialera que desemboca en la V. Allí hacemos esta trialera, la más famosa de entre las Ciclópatas, esta vez al revés hasta encontrar la trialera de los puntos, esa que discurre por entre el bosque y cuyo recorrido está delimitado por marcas en forma de puntos pintados en los árboles.

Llegamos a la pista que viene de Can Boquet para bajar unos metros y tomar un desvío a la izquierda, primero por pista ascendente y luego por un sendero que sale a mano derecha, típico de muchas ediciones de la Trinxacadenes. Seguimos el sendero hasta aventurarnos por un desvío que no habíamos hecho nunca, este nos lleva hasta un lugar sin salida pero pronto vemos un sendero muy estrecho que se deja disfrutar y que nos lleva hasta un claro donde queríamos llegar para iniciar una bajada hasta la riera de Vallromanes.

Allí se despide Kiler bike quien ya ha quemado suficientes calorías y regresa por pista, el resto remontamos dirección Can Gurguí con la intención de seguir el sendero de las fuentes de San Joaquin y Santa Anna, pero recordando que el recorrido pasa por un puente muy resbaladizo y con la humedad reinante decidimos que no es lo más aconsejable, así que seguimos un tramo más de pista hacia arriba para tomar un sendero que nos lleva por encima de las fuentes hasta el lugar deseado.

Allí paramos un rato a comer algo mientras inspeccionamos la bici de Batxi que hace más ruido que una rana en época de celo, con unos constantes croc, croc, de origen desconocido, pero no hay manera, la rana sigue dentro. Remontamos el desnivel que nos queda hasta Can Gurguí y llegamos a la Cornisa donde descendemos un poco por la trialera del Ovni hasta el Pla de Teià donde Batxi se despide. El resto subimos por la Cornisa, pasamos por el mirador donde admiramos las bonitas vistas de un día despejado como el de hoy y terminamos subiendo los últimos 100 metros para encontrar el inicio del sendero que nos llevará hasta la zona del Serviol con la trialera que nos indicó el Juacs.

La trialera tiene diferentes partes, es estrecha, a veces muy estrecha, con muchas raíces y escalones y con tres pasos muy comprometidos donde tenemos que poner pie a tierra, aunque en uno Norris se lanza y acaba por el suelo, luego le imita Quique que ya echaba de menos el caerse. Entre pasos estrechos, con el precipicio al lado y más de uno ciclable, pero técnicamente de buen nivel, vamos descendiendo hasta ver que la trialera se convierte en un sendero sucio pero divertido que nos deja en la pista, muy cerca de Premià de Dalt.

Paramos en el pueblo para seguir nuestro protocolo en la soleada y agradable terraza de la Societat Cultural Sant Jaume, donde no parábamos al menos desde hace 2 años. Así que degustamos la cerveza y las bravas con tiempo para arreglar el mundo y criticar a más de uno.


Ha sido una salida corta pero intensa, solo ensombrecida por los amagos de calambres de la pierna derecha de Norris, que parece no soportar dos días seguidos de bici. Mucho queda de temporada para preparar alguna locura en primavera donde poder rendir a buen nivel y dejar alto el pabellón Ciclópata. Por cierto, hoy no se presentó Víctor, acosado del mal del noctámbulo, y es que no se puede estar en misa y repicando, la juega y desenfreno nocturnos no son compatibles con las salidas Ciclópatas, es necesaria una vida monacal para ello, al menos para los mortales.

El viernes 27 de diciembre queda convocada la reunión anual de Navidad de los Ciclópatas donde dar rienda suelta a los recuerdos de las salidas de 2013 que ya se acaban y empezar a planificar pequeñas locuras para 2014. Allí nos vemos!

Enlace al track de hoy.



1 comentari:

  1. Buena salida, como siempre, típico de vuestro grupo. Un placer poder leer semana tras semanas vuestra crónica. Un abrazo grande y nos vemos en la montaña!

    ResponElimina