diumenge, 8 de juny de 2014

Retomando el camino

--------------------------------------------------------------------------------
La semana pasada dejamos en el tintero una ruta por hacer y hoy la hemos completado y nada menos que con 8 Ciclópatas presentes. Kiler, Norris, Adolfo, Quique, Pelayo, Lapiero, Víctor y Racing nos aventuramos de buena mañana a una buena ruta con calor veraniego ya con el día incipiente.

Subimos por la pared seca para hacer el recorrido conocido hasta Sant Bartomeu e ir a buscar la pista que viene de la cantera de Òrrius y con el típico sendero de por medio llegar hasta la Collada de Parpers. Seguimos los senderos paralelos a la pista y antes de llegar a la urbanización Sant Carles cruzamos la pista para ir a buscar los senderos que enlazados bajan hasta el Collet, en el Breinco, donde hacemos acopio de agua en la fuente.

La parte buena venia luego, tomada prestada del tramo GPS de la edición de este año de la Cabrilenca, primero una nueva vía de acceso, solo conocida en parte, a la Torrassa del Moro, mucho más agradable que subir por la pista habitual, luego un sinfín de senderos con varias partes diferenciadas. Desde la Torrassa tomamos una variación de senderos hasta la pista que va hacia Can Bordoi, luego un tramo nuevo para nosotros que nos enlaza con el Dragon Kan. Aquí Norris tiene que dejarnos por un problema familiar mientras que el resto seguimos por una variante nueva y muy interesante de nuestro querido Dragon Kan.

Llegados al final, atravesamos la carretera y el Canadá para girar a la derecha antes del riachuelo, la riera del Far, y seguir un sendero estrecho que luego se empina por entre la vegetación y nos lleva hasta una pista donde hay un buen tramo de subida dura y en el fondo del pelotón se oyen las primeras quejas. La pista sube de lo lindo pero todo tiene su fin y pronto empieza un estrecho sendero que nos lleva entre llano y subida asequible por una vertiente de la montaña que no conocemos.

Es un tramo donde vemos otros senderos que otro día deberemos investigar pues esta zona, algo desconocida por nosotros parece ofrecer infinidad de variantes. Al terminar este largo tramo por entre el bosque nos encontramos con la maldición del guía, es decir otro subidón de aúpa con el que guiaba no contaba y que hace crecer la llama de una revuelta en el fondo del pelotón, pero no, todos aguantan como jabatos para encontrar ya terreno conocido, una bonita bajada que casi siempre hacemos de subida y que nos permite disfrutar a la vez que recobrar fuerzas.

Al finalizar los senderos de bajada decidimos remontar un poco de desnivel por pista hasta el inicio de la bonita bajada que nos lleva hasta el Bell Racó y desde allí retornar ya con la tranquilidad de ir en llano hasta la cerveza prometida.

Han salido 56 Km con 1.200 metros de desnivel positivo, sin duda un buen domingo aprovechado con empacho de senderos, muchos de nueva factura para la mayoría que nos ayudan a conocer mejor nuestro territorio. Además hemos recuperado a parte de la tropa Ciclópata descarriada, que se ha comportado de 10, a pesar del esfuerzo y que alguno llegaba ya con la reserva puesta.

Pocas anécdotas por contar hoy, tan solo la constatación de la variedad de desarrollos con el que poder hacer frente a una ruta tan variada como la de hoy. La mayoría aún con los clásicos 3 platos, algunos con la tendencia más actual de 2 platos y Pelayo, siempre innovador, con un invento de los suyos, un solo plato de 32 dientes con una piñonera a medida, es decir 9 piñones donde le ha sustituido por abajo los piñones de 11 y 13 dientes encajando uno de 12 y por arriba poniendo uno de 40 dientes con el que ha subido bien las duras rampas de la ruta de hoy.



2 comentaris:

  1. si cuando hay ganas y buena compañia....las cosas salen solas.
    yo pase el domingo por algunos lugares que mencionais,viva el litoral!!!!!!!!!!

    un abrazo.

    ResponElimina