dissabte, 19 de juliol de 2014

En verano apetece la noche

--------------------------------------------------------------------------------
Hacemos pocas salidas de noche, al menos de más de 2 horas. En invierno no queda más remedio para la mayoría que entre semana salir a oscuras, salidas casi exprés para la mayoría, pero el jueves Batxi quería una salida más tranquila y pistera para disfrutar del fresco de la noche veraniega.

Además de Batxi, nos reunimos R1, Diego, Yann y Racing para iniciar aún de día un paseo, les convenzo de la ruta a seguir que tiene en su primera parte zonas no tan bonitas que nos acercan a Mataró donde tomar el camí de les Cinc Sènies y hacer vía hasta Llavaneres donde ya es noche cerrada.
Batxi, el organizador de la ruta

Empezamos a subir por la pista que empieza al final del pueblo, pasamos de largo del desvío de Santa Mónica siguiendo hasta el Centro Ecuestre donde empezamos ya en serio a remontar desnivel, primero por unas inclinadas rampas hacia les Masies de Llavaneres para enlazar luego con unos estupendos subidones que bordean les Masies. No terminamos de subir hasta arriba y nos desviamos a la derecha para ir a buscar un sendero, pero este sendero ya no existe, ha pasado una máquina y ha ampliado a 6 metros el bonito single track.

Aunque el estropicio y la oscuridad me despista, pronto divisamos un desvío conocido y vamos a buscar una buena trialera plagada de piedras. No tiene mucho desnivel pero dispone de un recorrido técnico donde uno tiene que sortear escalones, piedras y raíces a cada palmo de terreno. Llegamos casi al final y en uno de mis lugares favoritos, un balcón privilegiado con vistas al Alt Maresme, que de noche no se disfruta tanto, paramos a descansar unos minutos.

Seguimos trialera arriba con tramos donde inevitablemente hay que empujar la bici hasta la Pedra de la Ferradura, un lugar emblemático en la montaña del Montalt. Con el desnivel hecho iniciamos el viaje de retorno pasando primero por la Creu de Rupit y bajando dirección a Canyamars pasando por el Pou de Glaç para ir a encontrar el sendero que empieza en els Rucs del Corredor y que nos acerca a la pista que va hacia Dosrius.

Como el tiempo me apremia y aunque me hubiera gustado hacer de noche el sendero del Andaluz, ni lo propongo y cogemos la riera hacia abajo, camí del mig y vuelta a casa donde llego sobre las 00:40 tras una ruta de casi 50 km con poco desnivel pero con 3:15 h. de ruta tranquila.

Ha sido una ruta nueva para la mayoría, pistera, con solo la dificultad técnica de la ascensión que espero que el resto hayan disfrutado, además ha servido a R1 a ganar un poco de confianza y entrenamiento después de su parón pues en dos semanas le espera una ruta de 2 días con buen tute. Batxi y Diego iban sobrados pues uno estaba de vacaciones y el otro las empezaba al cabo de dos días. Era la segunda vez que salía con Yann y siempre va el último, aunque me temo que no lo hace por falta de facultades, es de los que van sobrados pero guardando fuerzas. De esos ya tenemos unos cuantos en el grupo, este se podría unir a los Ciclópatas que no desentonaría.

Me faltó la cerveza final, pero tenía el viernes yo una dura jornada laboral por delante y no me atreví a tentar la noche. Salgo casi siempre solo y cuando salimos en grupo disfrutamos de la bici, los paisajes, las sensaciones pero también del tiempo posterior donde poder charlar. La próxima la organizamos un viernes, un día de agosto puede ser un buen momento y terminamos en la playa con un buen gin tonic, o lo que se tercie, en el gaznate.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada