diumenge, 18 de gener de 2015

Conociendo mejor Santa María de Martorelles y sus senderos

--------------------------------------------------------------------------------
Parece que el invierno, y no por temperaturas, haya dado una tregua a algunos  Ciclópatas hibernadores o simplemente hemos podido coincidir 6 ciclópatas hoy en la salida dominical.

Aunque ayer Norris y yo hicimos una salida extra, hoy se nos han unido Quique, Manolo, Víctor y Adolfo, este después de más de un mes sin coger la bici. Decidimos cambiar de aires y hacer una ruta por la zona de Santa María de Martorelles, mezclando lo que conocemos de la zona con algún recorrido de la Galzerán BTT.
Manolo: El hombre invisible

Nos dirigimos hacia Alella para empezar a remontar la serralada, cruzamos Alella Park y seguimos subiendo hasta el Coll de la Font de Can Gurri para seguir pista arriba y empezar a bajar desde el Turó de Castellruf por los senderos de Santa Marta y los siguientes tramos hasta Can Girona, donde siempre disfrutamos.

Aquí enlazamos con el tramo sorpresa del día, seguimos una parte de la cicloturista Galzeran BTT que nos acerca a Santa María de Martorelles primero para ir hasta Montornés luego con un recorrido muy agradable con subidas entretenidas, senderos interesantes y algún tobogán por pista que le ha puesto una nota de color. También ayudaba el día frio pero con el cielo completamente despejado y una visibilidad que dejaba un paisaje encantador.

Desde Montornés tomamos la vía fácil para ir hasta Vilanova del Vallés y remontar desnivel por Can Nadal reduciendo el ritmo pues Adolfo después del parón bicicletero ya iba con las piernas justas y hacer el camino habitual de regreso por el Pla del Fum, campo de tiro, Roca d’en Toni y bajar por la Granota.

Finalmente terminamos con 46 Km y 1.300 metros de desnivel positivo acumulado y alguna pequeña incidencia. Manolo ha querido estrenar bien su nueva bici y el nuevo maillot Ciclópata cayendo en la parte más fácil de la bajada a Can Girona y Norris no ha querido ser menos y en la bajada de la Granota ha salido por orejas, por suerte sin graves consecuencias para los dos.

Lo que nos ha quedado claro es que siempre tendemos a ir hacia el norte pero que toda esta parte de la Serrlada tiene muchas posibilidades y que debemos acercarnos más veces para descubrirlas.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada