diumenge, 11 d’octubre de 2015

Font de la Mercè

--------------------------------------------------------------------------------
Hace algo más de 5 años yo me iniciaba en esto de las dos ruedas y unos meses después, el 6 de febrero de 2011, me junté por primera vez con el grupo de los Ciclópatas. Para mí, la primera salida fue de órdago. Mis piernas aún no estaban acostumbradas a mucho desnivel y menos por las repetidas rampas por donde discurrió la ruta, unos subidones que aún recuerdan mis piernas con dolor.

Esa ruta tomo rumbo hasta Can Girona, en las inmediaciones de Santa María de Martorelles para acercarnos a la Font de la Mercà y remontar una pista imposible  para mis aburguesadas piernas. Hoy me hacía ilusión hacer este corto tramo y alrededor de esa idea hemos montado la salida de hoy sin descubrir nada nuevo pero disfrutando de muchos senderos por donde hacía ya tiempo que no pasábamos.

Por suerte hoy nos reunimos unos cuantos, Norris, Adolfo, Quique, Víctor y Racing hacemos la primera subida por la Padred Seca, que tenemos abandonada últimamente y en Can Boquet subimos por el Vietnam para luego en vez de subir el último tramo hacia Sant Mateu bajar hasta la V. Enlazamos varios senderos hasta cruzar la carretera de Font de Cera y remontar la urbanización Alella Park. Seguimos subiendo y tomamos la pista dirección Badalona hasta divisar la primera bajada del día.

Descansamos unos minutos y recorremos el trayecto conocido hasta Can Girona con sus tramos rotos y buenos senderos  que aunque no frecuentemos conocemos palmo a palmo. Desde Can Girona volvemos a subir y paramos un par de minutos en la Font de la Mercè para luego iniciar las buenas subidas que vienen a continuación. Norris sube por delante, alardeando de forma física, mientras que el resto nos limitamos a subir como podemos. La verdad es que me ha parecido una subida con sus buenos repechones pero nada que ver con la primera vez que me pareció subir al Everest por la vía directa.

Antes de que termine de subir la pista encontramos a mano izquierda un sendero conocido, que hemos realizado con diferentes variantes y que no hace tanto nos perdimos teniendo que abrirnos paso por entre el bosque casi con machete. Ahora el recorrido es conocido y se disfruta tanto en los primeros tramos de subida como la bajada final. En vez de bajar por la pista donde aparecemos subimos un poco más para buscar el sendero que nos lleva hasta la casita del Tío Tom y luego descendemos hasta Vallrromanes.

Con los deberes hechos subimos por el camino típico hacia la Cornisa para luego bajar por la trialera de la moto colgada aunque con una variante nueva que nos lleva a la riera de Teià donde seguimos el ritual Ciclópata: cerveza y bravas.

Han salido 47 kilómetros con 1.300 metros de desnivel positivo acumulado a ritmo chino-chano pues venían Adolfo y Quique y con ellos no podemos marcar un ritmo muy alto para no dejarlos descolgados, es lo que tiene la vida de soltería, que castiga mucho y luego encima de la bici no rinden.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada