diumenge, 31 de gener de 2016

Día de la marmota, aunque acompañados

--------------------------------------------------------------------------------
A pesar que la semana pasada realizamos una salida espectacular, por lo bonita pero también por lo desconocida de la ruta, últimamente no nos prodigamos mucho en nuevas aventuras y por un motivo o por otro me da la sensación que terminamos en la Torrassa del Moro sí o sí.

Hoy venía Edu, que ya no recuerdo cuando lo vimos por última vez y nos unimos en la Poma a un grupo numeroso del grupo de BTT Premià de Dalt, que hoy iban hasta Tordera y decidimos acompañarlos un rato. De vez en cuando hemos hecho salidas conjuntas, algunas de ellas dignas de recordar y siempre es un placer hacerlo junto a la savia joven que ayudan a iniciarse en este deporte.

Subimos sin prisas por la Pared Seca y seguimos pista por Sant Bartomeu de Cabanyes para bajar por la trialera que va dirección a la Roca del Vallés. Hacemos el primer tramo y vamos a buscar un sendero con fuerte pendiente que nos acerca a la pista que viene de la cantera de Òrrius. Hacemos el camino típico hacia la collada de Parpers y los más que conocidos senderos paralelos a la pista que va hacia la urbanización Sant Carles.

Antes del último tramo, justo en la última bajada que va hacia el Collet, nos despedimos del grupo de Premià de Dalt y seguimos nuestra ruta aprovechando para enseñarle a Edu unos senderos que hacen de la bajada un baja y sube bien entretenido, luego nos dirigimos a la Torrassa del Moro por los senderos de detrás aunque Norris decide investigar y descubrimos algún tramo nuevo.

Allí nos encontramos con Klein, Martín y Sacarni, de los BTT Badalona, que casualmente nos vimos allí mismo en septiembre la última vez.

Descansamos unos minutos y reseguimos el plan habitual para el regreso, con la versión extendida del Dragon Khan, que bautizamos como Estampida, Dosrrius, sendero del Andaluz y riera de Argentona hasta encontrar el descanso con una cerveza entre manos en el Espinaler de Vilassar de Mar.

Por aquí solemos contar las salidas domingueras, pero la verdad es que algunos no estamos muy quietos el resto de la semana y también muchos sábados salimos por montaña o carretera y como el menda necesita recuperar la forma (perdida) y los kilos (ganados) últimamente hacemos salidas por carretera a ritmo tranquilo. De hecho ayer por ejemplo Norris y yo nos pegamos una buena ruta con 100 Km sin más pretensiones que hacer algo de base y sumar kilómetros. Fuimos hasta Tordera por la N-II y seguimos hasta Hostalric para volver por la C-35 hasta Cardedeu y desde allí remontar un poco de desnivel por el Collet en el retorno. Esos 100 Km sumados a los 49 de hoy dan para justificar una buena siesta, que ya tenemos una edad.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada